Posted by: cosechablog | November 3, 2009

Lágrimas y Sonrisas

“Yo la sembrare para mi en la tierra, y tendré misericordia de la que no se tuvo misericordia de que no se tuvo compasión, y llamare pueblo mío al que no era mi pueblo, y el me llamara: Mi Dios” OSEAS 2:23

La historia del trato y comportamiento del pueblo de Dios llamado Israel se describe tanto en el antiguo testamento como en el nuevo, en total en toda la Biblia.  No es común que hoy día la gente diga que los sufrimientos y penas de Israel han sido consecuencia de su rebelión y desobediencia a la palabra de Dios dada a ellos por medio de los profetas.  Jesús mismo señalo el pecado de la desobediencia de Israel e hizo alusión a su mal comportamiento, comportamiento que en varias ocasiones llevo a los judíos a matar a sus propios sacerdotes y perseguir a los que les amonestaban de parte de Dios.

En toda la historia bíblica referente a Israel se trata de un pueblo lleno de desobediencia, sin embargo Dios comprometió su palabra en amar a los descendientes de Abraham y mantiene su promesa hasta el día de hoy, es por ello que también vemos al apóstol Pablo hablando a la iglesia en roma, de cómo Dios tendrá misericordia de los israelitas.

LLAMA LA ATENCION ver como Dios en todos los siglos de trato con Israel, también le visita y le hace promesas de gran bendición, restauración y prosperidad.  Y aunque ellos lloran como resultado de su rebeldía, también se gozan con las bendiciones recibidas.  Hay una mezcla de lágrimas y risas.

DE LA MISMA FORMA podemos darnos cuenta como Dios es fiel con su iglesia, el pueblo que ha recibido a su Hijo Jesús como salvador y Señor.  Vemos como en su iglesia, en las filas del evangelio hay desobedientes, tibios, fríos, carnales y también gente espiritual y consagrada.  Los tratos de Dios pueden ser personales y también en grupo, todo depende de la dimensión a tratar, aunque el trato personal ahora es más directo, y es allí donde cada cristiano debe aprender que hay momentos de lágrimas y hay por supuesto momentos de alegría, de risa.

JESUS DIO uno de sus poderosos mensajes en un paraje alto de la montaña, a ese mensaje se le conoce como el sermón del monte (Mateo 5:1-12).  Jesús hablo allí de las bienaventuranzas, lo cual no es otra cosa que la alegría, la dicha.  Llamo alegres a los que lloran, a los que sufren, a los que son perseguidos, a los que tienen hambre, su mayor énfasis allí fue, no señalar el dolor, si no mostrar que en medio del dolor y la pena puede haber alegría, felicidad.

ALEGRENSE Y REGOCIJENSE! decía Jesús; el entendió la importancia de no contener el sufrimiento, o sea de no quedarse uno varado en el dolor, la injusticia, la persecución, el hambre, las penas, etc., si no que había que darse cuenta que también la alegría estaba muy cerca de cada pena y dolor.

MUY CERCA DEL DOLOR esta la alegría, es lo que nos muestra Jesús en dicho mensaje.  ¿Seremos capaces de captar eso? Seremos capaces de no quedarnos solo con el dolor, la pena la amargura.  Ese sentimiento de vacío y soledad ¿Seremos capaces de abrir nuestro corazón a la alegría?

POSIBLEMENTE HA LEIDO O ESCUCHADO la siguiente anécdota, aquella que habla de dos judíos que estuvieron en un campo de concentración nazi, uno de ellos fue a visitar a su amigo que estaba muy enfermo y postrado en cama.  Al verlo así le pregunto: ¿Ya perdonaste a nuestros torturadores? –Refiriéndose a los nazis- Y su amigo postrado le respondió: ¡Nunca podré perdonarlos! A lo que su amigo de pie respondió: Entonces todavía eres su prisionero.

LA ENSEÑZA de esta anécdota trata de cómo el no perdonar, el detenerse en el dolor, la ira, la rabia, el resentimiento, etc., hace a la gente enfermar y cautiva en si misma.  Y como es necesario abrirse al perdón, a la sanidad, a la alegría, a la risa, al gozo para experimentar de nuevo el vivir.  Se que hay gente que ha sufrido mucho, sin embargo Dios nos habla de su gran amor por los que sufren y lloran y nos habla de cómo su Hijo los amo tanto que dio su vida por todos nosotros.  Jesús es la respuesta que anda buscando si dice haber sufrido tanto, como ningún otro ser.

ABRA SU CORAZON A LA ALEGRIA, abra tu corazón al gozo, a la paz y deje de pensar tan solo en blanco y negro, deje de pensar tan solo en su dolor, en lo que ha sufrido o le han hecho sufrir.  Abra su corazón a la alegría, al gozo de Dios.  Viva la vida entre lágrimas, pero también entre la alegría.

ORE ASI
Dios te doy gracias por las bendiciones que me das, porque tú eres poderoso para llevarte mi dolor, mi enfermedad, mi pena y tristeza.  Jesús vengo a ti, recibo tu perdón y acepto la capacidad de perdonar a mis ofensores.  Espíritu Santo llena mi corazón, lléname de tu paz, tu gozo y alegría.  Amen.

Bendiciones,
Pastor Manolo Urrutia/JISL


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: