Posted by: cosechablog | July 28, 2009

Carácter y Templanza

“Y Josue mando a los oficiales del pueblo”

Josue 1:10

Leia que los romanos amantes de darse baños, inventaron fuentes termales y piscina, así que era muy común en el imperio romano encontrar en las casas de los nobles albercas, y también lo había en las ciudades que este imperio conquisto.  Los romanos tenían por costumbre darse baños calientes y luego tomar una ducha fría, ya que decían que el cuerpo era como el hierro el cual se trabaja bajo el fuego del horno, pero se templa con el agua fría.

El libro de Josue nos da a conocer el carácter y temple de este líder, el cual bajo la tutela de Moisés surge como un capitán de guerra guiando a Israel en el desierto en varias batallas contra los enemigos, mientras Moisés intercede con sus manos alzadas.  Lo encontramos siendo uno de los incondicionales de Moisés y el mas apegado, al punto que cuando leemos sobre su vida, nos asombra encontrar que dice – Josue hijo de Nun, servidor de Moisés – (Josue 1:1)

CARÁCTER

Para llegar a ser un servidor, un siervo de un caudillo como lo fue Moisés, se necesitaba tener carácter, ya hemos visto sobre el carácter que poseía Moisés y hemos visto sobre como fue templado por la mano de Dios, así que al lado de el y en las condiciones de guiar a una inmensa multitud se requería el carácter inquebrantable, fiel, leal, respetable.

Es así  como también lo vemos en la vida del apóstol Pablo, un hombre de carácter que sirve con templanza a Dios, y proclama a Jesús como Señor y Salvador de los hombres.  Pablo anuncia a Timoteo sobre la necesidad que los hombres posean carácter si estos desean servir a Dios.  Y como requerimientos solicita que estos sean fieles, idóneos, aptos para la enseñanza, así también que su carácter les haga llevar una vida correcta y moral.

Se dice que nacemos con un temperamento el cual se puede moldear, sin embargo el carácter se ha de formar en los seres humanos.  El servidor de Dios debe formar carácter y este se forma por medio de la enseñanza, por lo cual es necesario ser instruido en la Palabra de Dios y tener un modelo a seguir en la vida.  Cuando los hombres rechazan la enseñanza de la Palabra y no tienen a quien rendir cuentas, el carácter se vuelve sospechoso.  Es por ello la importancia de la cobertura a la cual rendir cuentas, respetar y aprender.  La cobertura no es tan solo un nombre, una bandera para nosotros los creyentes en Cristo, la cobertura es una paternidad a la cual se obedece, se honra y se tiene presente para obedecer.  La persona bajo cobertura espiritual debe saber honrar con su vida y carácter al que lo cubre, eso hará que evitemos toda especie de mal que siempre nos anda rodeando para destruirnos.

Cuando un cristiano esta destruido en su carácter, es porque ha tenido en poco a su cobertura espiritual, y es un hijo rebelde que avergüenza a su padre y a su madre. “Porque yo también fui hijo de mi padre, delicado y único delante de mi madre.  Y el me enseñaba, y me decía: Retenga tu corazón mis razones, Guarda mis mandamientos, y vivirás.  Proverbios 4:3,4

Así que el carácter es nuestra carta de presentación ante los hombres, y es por ello que no debemos dejar que este se arruine, ya que eso significa vergüenza y deshonra.  Un cristiano podrá con el tiempo llegar a ser un expositor de las Escrituras o sea de la Palabra de Dios, pero con la falta de carácter, lo cual es estar falto de honradez y credibilidad será como una cañería arruinada y corroída la cual conduce agua, pero esta tan arruinada esta cañería que contamina el preciado liquido convirtiéndolo en veneno.

Así es el predicador que se descuida en su carácter, es un portador de veneno para todo aquel que le rodea o escucha.

LA TEMPLANZA

Los romanos amantes de los baños y duchas, inmediatamente al finalizar de estas aguas calientes, se sumergían en aguas frías con el fin de igualarse al hierro forjado y templado que al salir del horno y darle la forma deseada el herrero lo sumerge en aguas frías para que esa forma adquirida en el yunque quede fija y sea entonces aquel objeto de hierro útil para lo cual fue creado.

El apóstol Pablo nos habla de diferentes pruebas, luchas y tribulaciones que tuvo que enfrentar en su ministerio, y también nos dice como la fidelidad de Dios lo libra.  Jesús habla de un bautismo de fuego, de persecuciones y la necesidad de ser perseverantes para alcanzar la salvación.  En el antiguo pacto tenemos a los amigos de Daniel arrojados en un horno calentado siete veces y librados sobrenaturalmente por Dios.  Toda prueba en la Biblia nos es un horno para perfeccionar el carácter, se vale el Eterno de las pruebas para darnos la forma deseada en la vida y ministerio.  El fin es que tengamos templanza, mucha templanza.

Que tanto hombres como mujeres se conviertan en vasos útiles, en personas creíbles y respetables en las cuales se pueda confiar.  Que la palabra y predicación de los tales sea veraz, que su si sea si, y su no sea no.  El fin es convertirnos en personas de bendición, en creyentes que honremos la enseñanza de los que nos han instruido y formado.

Un hombre sin templanza es como un barco que no ha podido afrontar los golpes de las olas.  Un hombre sin templanza es como un instrumento que se parte a la hora de ser afinado para las más dulces notas.

Cuantos barcos no hay hundidos y despedazados, cuantos instrumentos no hay rotos y no sirven ya mas.  Así cuantos hombres que iban a ser la diferencia están hundidos y acabados porque les falto carácter y templanza, otros están a punto de hundirse.  Es por ello que en la Biblia encontramos que se nos dice: Despiértate de entre los muertos y te alumbrara Cristo. Y todo aquel que lee, despierte no sea que se resbale y caiga también.

La templanza hace que el carácter formado por medio de la enseñanza y disciplina, sea útil y de edificación.  La templanza hace que el hombre camine en la verdad aprendida y sea un pregonero de esa verdad creíble.  La templanza lo mantiene a uno en la forma deseada del Eterno y para ser ese vaso útil para lo cual fue formado.

CONCLUSION

  1. El carácter lo forma la enseñanza y el fuego de la prueba.
  2. La templanza viene después de aprender las lecciones y soportar las pruebas.
  3. Las personas sin carácter, no tienen templanza y no son más que seres que arruinan sus vidas y las vidas de otros.
  4. Las personas con carácter muchas veces, muchas, han derramado lagrimas en su formación, pero logran al fin llegar a ser templados y entienden como las  pruebas fueron de bendición a sus vidas.
  5. Los hombres y mujeres templados son como Josue el cual fue capaz de asumir un liderazgo probado y honrar no tan solo a Dios que lo llamo, si no al hombre que lo formo.
  6. Manténgase vigilante de su carácter.
  7. Viva templado después de las pruebas, será un vaso de bendición.


Responses

  1. Gracias por esa palabra, que llego a mi vida cuando yo le preguntaba a mi Senor, el por que de las dificultades, siempre e tenido en cuenta que Dios nos va moldeando, pero hoy entiendo el por que, y si es asi, que el Senor siga formando su caracter en mi. Gracias le doy a Dios, por a verme traido a esta cobertura tan bendecida, y por rodearme de siervos y siervas apacionados por El. Dios los bendiga siempre a usted, a su esposa y toda su familia, con mucho amor,Erika


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: