Posted by: cosechablog | February 23, 2009

Porque se Cosecha Tan Poco y Como Salir de la Pobreza

Pero esto digo: El que siembra escasamente, escasamente también segara; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segara.  Que cada uno de cómo propuso en su corazón, no de mala gana no por obligación, porque Dios ama al dador alegre. 

2ª Corintios 9:6, 7

 

NO SE TRATA SOLO DE DAR OFRENDAS

Sin duda alguna en lo que respecta a dar ofrendas financieras, no se trata solo de dar algo en la iglesia.  Poner aparte en un sobre, o escribir un cheque.  Se trata de algo mucho mayor a un mero impulso de obedecer cuando se anuncia la ofrenda.

 

El dar a Dios es un acto de adoración, alabanza y también de obediencia que como hijos de Dios tenemos el privilegio de dar y debemos sabernos también bendecidos y multiplicados.

 

Dios el dueño de todo, el dueño del oro y de la plata, nos pide que demos en su obra y eso es para que aprendamos nosotros a ser sus mayordomos, personas a cargo de su tesoro y de su casa en la tierra.  También el dar nos libera de la idolatría que es el amor al dinero y de la falsa confianza en el mismo.

 

Son miles de cristianos atados a las cosas materiales, y son miles más de personas salvas que no confían plenamente en su salvador y por eso se aferran con desesperación a lo que tienen y ven.  Así que no se trata solo de dar, sino de hacerlo en obediencia, con amor, alabanza y adoración a Dios.

 

CUIDADO NO ARRUINE SU SEMILLA

La ofrenda dada a Dios es vista como una semilla la cual se planta en buena tierra.  Miremos como nos dice la paráfrasis: Porque Dios; quien da las semillas al agricultor y las hace crecer para que el agricultor coseche y coma, les proporcionara semillas en abundancia y buenas cosechas para que cada vez puedan dar ofrendas.  2ª Co. 9:10  Es un circulo de bendición el cual inicia con Dios.  1. Dios da semillas.  2. El hombre la siembra y Dios se encarga de hacerlas crecer.  3. Dios da la semilla para que el hombre coseche, coma y ofrende.  Dios no da mala semilla, semilla rota o quebrada, es el hombre quien la hace mala o quiebra, ¿como se hace esto?

 

CADA UNO DE CÓMO PROPUSO EN SU CORAZON

También podemos leerlo de la siguiente manera: Cada uno tiene que determinar cuanto va a dar.  2ª Co. 9:7  El dar esta en el libre albedrío del hombre, es el hombre el que determina cuanta semilla sembrara, no es Dios el que obliga al agricultor a sembrar, Dios da la semilla y el hombre la debe sembrar.  Siembra poco o siembra mucho el hombre lo determina, de acuerdo cuanto quiere cosechar, poco o mucho.

 

Esto lo vemos también cuando Pablo dijo que Cada uno de vosotros aparte y guarde según haya prosperado.  1ª Co. 16:2  Nuevamente el llamado a obedecer esta sujeto al libre albedrío de la persona.  1. Aparte. 2. Guarde 3. Dios prospera al hombre y este debe apartar la ofrenda que es la semilla.  El que solo se come la bendición de la prosperidad y no aparta y guarda para ofrendar y sembrar es un hombre que se empobrece materialmente.

 

¡CUIDADO!  NO PARTA LA SEMILLA

Muchos creyentes tienen el habito por ignorancia y también falta de obediencia a Dios y su palabra, el partir la semilla.  Cuando Dios ya lo ha marcado en cierta cantidad de semilla y este hombre a determinado darla, debe obedecer y no romper la semilla, de lo contrario esta se morirá antes de sembrarla.  Así es, la semilla se muere, se hace inútil antes de ser sembrada.  Por ejemplo: Si usted tiene semillas de tomate, durazno, ciruela, etc.,  y usted la quiebra o parte, ya la arruino y mato.  Luego la siembra y espera cosechar buenos, dulces y agradables frutos, que resultara, NADA, la semilla murió antes de sembrarla.

 

Así sucede cuando usted ha determinado en su corazón por el impulso del Espíritu Santo a dar cierta cantidad de dinero como ofrenda y semilla, y luego toma dar la decisión de abortar cortando la cantidad, es como partir la semilla.  Ejemplo usted determino dar $100.00 y luego al momento decide dar $20.00 la cantidad se sumara en todo ministerio como ofrenda, pero el propósito de Dios no se cumplirá, ya que lo que había usted propuesto en su corazón eran $100.00 lo cual entonces, nadie debe esperar tener una buena cosecha, pues la semilla murió antes de tiempo.  Y lo mismo sucede al contrario, usted determina por el impulso del Espíritu Santo a dar $20.00 y luego usted lo sube a $100.00 su cosecha será el primer impulso que lo hizo a usted determinar.  Dios no es complicado, el hombre es el que se complica en querer inventar las leyes del reino.

 

SALGA DE LA POBREZA

Primero: Aprecie las semillas que Dios ha puesto en su mano.  ¿Son pocas? No tenga pena, pocas pero son poderosas, Dios se las ha dado y conforme a su fidelidad, la suya, estas aumentaran.

 

  • Segundo: Sea como un agricultor, siembre para cosechar y comer.  No espere tener muchas semillas para sembrar, comience con las que ya tiene.

 

  • Tercero: No se coma todo el fruto, ofrende y plante nuevas semillas.  Siga la sabiduría del agricultor expuesto por la palabra de Dios.

 

  • Cuarto: Conforme es la cantidad de semilla, es la cantidad a cosechar.  Siembra poco, cosecha poco, siembra mucho, cosecha mucho.

 

  • Quinto: No quiebre la semilla, ella muere antes de ser plantada.  Si usted ya propuso en su corazón, eso viene del Espíritu Santo, no le mienta a El, y siembre esperando recibir de Dios su cosecha.

 

Bendiciones,

Pastor Manolo/JISL

Crecimiento es servir y servir con entusiasmo.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: