Posted by: cosechablog | November 7, 2008

Liderazgo y los Tiempos Modernos

LIDERAZGO Y LOS TIEMPOS MODERNOS

Y enviarles a Timoteo, hermano nuestro, ministro de Dios y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, para que el los fortalezca y estimule en su fe.  1ª TESALONICENSES 3:2

Ahora que estamos a punto de finalizar un año y dar inicio a un nuevo periodo y aquí en USA no solo iniciaremos con un nuevo periodo de ciclo anual, sino que también con un nuevo presidente, un nuevo partido y tantas cosas nuevas que las cuales se comenzara aquí.  Roguemos a Dios por mantenernos en el camino recto y que sin temor alguno avancemos en la fe.

LIDERAZGO es una palabra muy actual y en la iglesia se maneja muy seguido.  Tenemos buenos expositores que nos enseñan sus ideas de un buen liderazgo y aun más vemos como ellos y ellas lo ponen en práctica.  El líder se demanda que sea una persona audaz, valiente, comprometida, aguerrida y que aparte de ello tenga un conocimiento de Dios y comunión con Dios.  En este tiempo el liderazgo es la bandera que se utiliza en las congregaciones para decir: Somos buenos.

EL LIDER DE ESTOS DIAS ha de ser un poco mas atrevido para defender la doctrina bíblica y los valores morales, ya que muchos líderes olvidan la sana doctrina y comprometen su fe y valores éticos.  Estos tiempos son muy interesantes ya que vemos a una humanidad que casi ha probado de todo y visto de todo, pero aun necesita volverse a Dios y conocer la pureza del evangelio y el poder de la persona que conocemos como El Espíritu Santo.  Debemos darnos cuenta que mientras el hombre mas se vuelve a las ciencias humanas mas necesitado esta de conocer lo que Jesucristo le ofrece, la vida eterna y un yugo ligero.

EL LIDERAZGO debe hoy en día no tan solo mostrarse conquistador, atrevido, audaz, etc., sino que también santo, amador de lo bueno, oidor de la voz de Dios, amante de las escrituras y apreciador de todo lo puro y honesto, todo como dijo el apóstol Pablo: aquello digno de alabanza.  El líder de este milenio no debe olvidarse de la oración, las escrituras, la buena conversación, el conocimiento de las doctrinas pilares de la fe.

EL NUEVO MILENIO presenta cosas muy interesantes, como el avance de la ciencia y sus nuevos descubrimientos, pero también nuevos retos para vivir en sociedad.  Leyes nuevas que se deben vetar y otras luchar por ellas a abrazo partido para que la humanidad sobreviva y se sigan formando nuevas generaciones.  EL PREDICADOR LIDER de hoy debe ser un hombre valiente y conocedor de la fe, sobre todo una persona nacida de nuevo y que conozca el valor de pasar horas en oración y comunión con Dios.  Debe saber por que defiende la fe y porque esta en el ministerio.  Si Satanás logra hacer que un predicador se vuelva a las comidas, los lujos, los placeres mundanales y los entretenimientos pasajeros, habrá inutilizada una herramienta útil y la habrá convertido en un instrumento inservible para una buena labranza.  Hemos visto como el paso de los años y las nuevas corrientes han arruinado a cientos de buenos predicadores, este nuevo tiempo trae consigo grandes retos como también grandes peligros que el líder de hoy ha de aprender sortear con gran agilidad espiritual, agilidad que solo la conseguirá en la cámara secreta con el Amado.

EL LIDERAZGO DEL NUEVO MILENIO debe volverse a reconciliar con Dios y su sana doctrina.  Debe aprender a orar, a amar las Escrituras y no dejarse llevar por el emocionalismo.  Debe ser agudo en su pensar, observador y perspicaz.  Ha de ser conocido más por su comunión con Dios y agudeza en sus pensamientos, que por las obras con las cuales se ha querido sellar un buen liderazgo.   Debe conocer porque lucharon los antiguos héroes de la fe y como ellos vivieron y prevalecieron en el camino de la santidad.  El liderazgo del nuevo milenio debe saber que el tiempo cada día se hace mas corto y la misión a predicar exige mas entrega.  Debe saber que forma una nueva generación que ha de madurar y dar fruto y cuidarse de los neófitos que aun piden señales y se mueven por emociones. 

Timoteo fue:
1. Un hermano.
2. Un ministro de Dios.
3. Un colaborador.
4. Un hombre que fortalecía.
5. Un hombre que estimulaba la fe.

Hoy sin duda alguna se necesita de esos líderes, hombres que como aquellos en el pasado fueron para la iglesia como faros en medio de la tormenta.  Dios les bendiga y bendiga su liderazgo.  Dios bendiga América.

Pastor Manolo/JISL


Responses

  1. amen may god help us to become those men and women that will make the difference.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: