Posted by: cosechablog | March 25, 2008

El Cristiano y las Riquezas

Así mismo, es don de Dios que todo hombre a quien YHWH le ha dado riquezas y bienes y le ha concedido comer de ellos, tome su parte y goce de su trabajo, para que no se acuerde mucho de los días de su vida, ya que Dios le mantendrá ocupado en la alegría de su Corazón.
ECLESIASTES 5:19, 20

¿Puede un cristiano llevarse bien con el dinero? ¿Puede acaso ser rico? ¿Puede un cristiano ser millonario? ¿Podrá un creyente asistir a la iglesia o llevar un ministerio y ser una persona próspera?

Todas y muchas más preguntas surgen en las personas que están en el cristianismo. Muchos entran en debates a favor y en contra. Esto es porque casi siempre las cosas se distorsionan al no existir un conocimiento de las Escrituras.

EN PRIMER LUGAR debemos reconocer que la Biblia jamás está en contra de las riquezas, de que el hombre sea próspero o bien de que viva una vida rodeado de buena fortuna. Lo que si enseña la Escritura y deja ver es que el confiar en las riquezas no es bueno o sea es en vano con respecto a pensar que si se es rico se posee todo, aun la vida eterna. Para la vida eterna se necesita otro camino ajeno a la riqueza y es reconocer y aceptar al Hijo de Dios como Salvador y Señor. Jesucristo también nunca se opuso a la riqueza o a los ricos, todo lo contrario, compartió con muchos de ellos que llegaron a ser sus seguidores; unos en oculto, como José de Arimatea y otros que abiertamente lo recibieron tal como Zaqueo. Así también muchas mujeres con bienes y adineradas por causa de sus esposos le sirvieron de buena gana aportando su dinero tal como lo indica el médico Lucas en su evangelio (Lucas 8:1-3). La posición de Jesús con respecto a las finanzas es más bien la de poseerlas y poseer también el conocimiento de la vida eterna sin que las riquezas lleguen a ocupar el primer lugar en el corazón del hombre.

EN SEGUNDO LUGAR está la posición de aquellas personas que quieren la vida eterna, y quieren con ello una vida llena de miseria en esta tierra. Esto se da por varios factores los cuales enumeraré brevemente sin comentar:

1. Una mala interpretación bíblica.

2. Un trastorno mental.

3. Una cuna de pobreza y falta de enseñaza con respecto al progreso.

4. Una educación escasa.

5. Falta de una escuela de capacitación personal, el seguir buenos consejos de inversión y ahorro. Así también el mantener un buen trabajo.

Creo que estos cinco puntos pueden abarcar lo suficiente. Toda persona que tiene problemas con las riquezas podría fácilmente caer en uno de ellos y no podrá encontrar apoyo en las Escrituras de que la voluntad de Dios es la pobreza en la vida del hombre.

Así que hay que superar estos cinco puntos y salir adelante ante la lucha contra la pobreza y luchar por el conocimiento de la prosperidad en esta tierra, sin comprometer la fe en la vida eterna. Las personas necesitan tener buenos maestros bíblicos, estar en sus cinco sentidos cabales, superar la pobreza y ser progresista, educarse para mayores eventos y por último, aprender sobre inversiones, ahorro y la oportunidad de un buen trabajo.

EN TERCER LUGAR el cristiano que supera los obstáculos que encuentra con respecto a las finanzas, debe aprender a mantenerse en la obediencia de las instrucciones de la palabra de Dios. El ignorar las instrucciones de las Escrituras, poco a poco irá haciendo que las riquezas vayan queriendo ocupar lo principal en la vida del hombre y esto es muy peligroso, ya que se vivirá solo para ello. La situación es que se puede alcanzar la riqueza y caer en una vida vacía. O bien, se puede perder la riqueza y volverse una persona infeliz.

Instrucciones que encontramos en las Escrituras para el manejo de las finanzas.

1. Honrar a Dios con la riqueza. Proverbios 3:9,10

2. No ser avaro. Proverbios 28:16

3. No caer en fianzas. Proverbios 17:18

Es muy interesante que la Biblia no habla de ahorros. Pero si habla de intereses y de capitales. Deuteronomio 23:19, 20; Mt.25:27. O sea que las finanzas deben estar siempre en movimiento y esto acarrea, con los riesgos debidos, la prosperidad.

La Biblia habla de herencias las cuales eran propiedades físicas que algunos, como en la parábola del hijo pródigo, las venden. Pero no vemos herencias monetarias, aunque sí hay tesoros guardados para proyectos y muchos de estos tesoros de plata y oro fueron un peligro al no ser invertidos, pues caían en manos de ladrones o de los enemigos.

CONCLUSION

1. El cristiano debe ser el primero en su familia en salir de la pobreza.

2. La familia del cristiano debe esforzarse en hacerse sabia y progresista. Manejar la riqueza con sabiduría, prudencia y reconocimiento a Dios.

3. Dios nunca se opuso a la riqueza. El es dador de riquezas. Dios no bendice el despilfarro, así tampoco acrecienta la riqueza en el que menosprecia el conocimiento.

4. La vida eterna la proporciona el recibir a Jesucristo como Salvador. La riqueza proporciona los elementos para una vida de calidad en la tierra y servicio al Reino.

5. Los pobres son pobres por falta de conocimiento, malas interpretaciones, falta de aprendizaje y oportunidades que tomen para superar la pobreza.

6. El método bíblico de riqueza es poseyendo herencia física, trabajo, tesoros para invertir y ganar intereses. El vivir alejado de la avaricia y las fianzas.

7. El ser una persona dadora, ofrendador y diezmador produce grandes bendiciones de Dios, las cuales se traducen en oportunidades para hacer riquezas, en tiempos buenos según los hombres del mundo o tiempos malos según criterios de “expertos del mundo”. Dios administra la riqueza por otra vía diferente a la del mundo. Así que vale la pena ser una persona dadora, ofrendadora y diezmadora para ser bendecido de parte del Eterno. Dios ama al dador alegre. (2a Co. 9:7)

Hoy, que se anuncia por muchos medios sobre la problemática económica del mundo, la vivienda, el trabajo, el petróleo, etc., todo cristiano debe apegarse a la luz de la palabra de Dios y confiar en Él. El eterno es el dueño del oro y de la plata, así también el que nos da el poder para hacer riquezas. Debemos, confiadamente, caminar en los principios de la Escritura y saber que Dios es nuestro ayudador y proveedor. No tema, confíe en Dios, estudie las Escrituras, congréguese, separe el diezmo y la ofrenda para dar en la casa de Dios. No tema, el cristiano prospera y aun más porque tiene a Dios de su parte.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: