Posted by: cosechablog | March 18, 2008

El Cristiano Hormiga

Todos los cristianos hemos sido enseñados y muchas veces amonestados para leer el pasaje de la hormiga ejemplar. La Biblia dice respecto a ello:

Mira a la hormiga, perezoso, observa sus caminos y se sabio: Ella, sin tener capitán, gobernador ni señor, prepara en el verano su comida, recoge en el tiempo de la siega su sustento. (Proverbios 6:6-8) Las hormigas, pueblo que no es fuerte, pero en verano preparan su comida. (Proverbios 30:25)

El proverbista esta dándonos una lección sobre evitar la pereza y ser personas diligentes como también se añadió en el texto griego (LXX) O mira la abeja, cuan diligente es, y que importante es el trabajo que hace. La miel que produce la usan reyes y pueblos para su salud; todos la buscan y aprecian. Aunque la abeja sea débil, la respetan por honrar a la sabiduría.

Sin embargo nunca fue la intención de hacer del hombre una maquina de trabajo, como tampoco lo es en la naturaleza la hormiga y la abeja. El hombre se llega afanar con el trabajo de tal manera que muchas veces se llega a olvidar hasta de su propia familia. Tristemente hay miles de casos respecto a ello, abundan en las iglesias cristianas buenos esposos, lideres los cuales ya están enganchados a una vida tan ocupada que sienten incluso culpabilidad cuando están en un momento de descanso. A ellos se les ha denominado como los adictos al trabajo, son personas que dependen del trabajo como los adictos al alcohol u otra especie de droga, el trabajo prácticamente se les ha convertido en una adicción.

Los adictos al trabajo se levantan muy temprano, tipo 4 o 5 de la mañana, se marchan a su trabajo y vuelven trayendo trabajo a casa en horas muy avanzadas. Pasan los fines de semana trabajando y si no tienen trabajo se deprimen, así que se inventan algo que hacer para estar ocupados. Estos adictos desprecian el descanso, y poco a poco se van alejando de la familia y de todo pasatiempo, se vuelven acusadores de su propia familia, llegando incluso a ser ofensivos y sin importarles nada, prefieren la oficina al hogar.

ANÉCDOTA REAL: Hace algunos años platicando con unos pastores me contaban que habían tenido que orar por una hermana la cual se desempeñaba como secretaria de una empresa. La oración y ministracion fue para reprender un espíritu al cual se le detecto como “espíritu de eficiencia” Sorprendente! Ya que cuando importante es que una persona sea eficiente en lo que hace, sin embargo esta hermana en Cristo estaba siendo martirizada en su vida, ya que al no sentirse del todo “eficiente” era torturada en su pensamiento. Los pastores muy sabiamente y con la ayuda del Señor la condujeron a una renuncia de dicho espíritu y a que reposara en la Gracia Divina de nuestro buen Dios que nos acepta como El nos ha hecho.

El trabajo es bueno cuando sabemos ser personas responsables y solicitas. Cuando sabemos con equilibrio que el trabajo hecho a tiempo y en las horas asignadas se ha cumplido. Sin embargo el mismo trabajo que a uno le produce satisfacción a otros les produce condenación.

Tanto la hormiga como la abeja tienen su tiempo de recompensa por el trabajo que han hecho en medio de la naturaleza, y el tiempo del descanso, este es el invierno para lo cual se han preparado con tanto ir y venir en verano. El hombre no tan solo debe trabajar y trabajar, sino que debe aprender a descansar en su momento indicado. Muchos dicen con euforia: Yo nunca me retirare! Sin embargo cuando el hombre envejece, no tan solo es sabio retirarse, sino delegar en otros las responsabilidad y que surjan personas que multipliquen el trabajo que bien se ha hecho. ¿Cuantos buenos hombres trabajadores han fallecido en el lugar del trabajo? ¿Cuantos otros se han enfermado sin tener un plan de cómo continuar las labores tan fructíferas que han desarrollado? ¿Cuantos han muerto sin dejar un heredero para el cargo? En todo eso debe meditar el que es un adicto al trabajo.

Hace algunos años tuve la oportunidad de platicar con una esposa de un creyente, ella esta sumamente herida y molesta con la iglesia ya que me decía que su esposo (un buen hermano y obrero) no hacia más que pasar tiempo con los hermanos en la fe y su agenda llena de compromisos para ir a predicar. Así que no tenía tiempo para estar con la familia, en el cumpleaños de los hijos, como también no existían días de vacaciones o descanso para la familia. El hogar de aquel buen hermano esta en una crisis terrible, y lo peor fue que no aceptaba consejo para enmendar, ya que según el, ¡Dios se lo reclamaría!

No cabe duda que se han destruido hogares y familias a causa del trabajo, y aun hogares de ministros y obreros del Señor han sido destruidos. Conozco de testimonios en donde el predicador sigue una vida de viajes sin fin, mientras su hogar se ha quebrado y sus hijos no asisten a la congregación. También conozco hijos que han tenido que ser ministrados porque ven en la iglesia la causa de la separación de la vida de sus padres y también la razón por la cual no pudieron tener una vida familiar. Muchos dicen EQUILIBRIO EN TODO, sin embargo cuando ven que otros están viendo por sus hogares, vida o salud, los condenan y los que claman por EQUILIBRIO se descubren como personas DESIQUILIBRADAS, ¡Dios nos libre!

Muchas congregaciones no tienen la amabilidad para recoger una ofrenda y enviar a sus pastores u obreros a un descanso. Muchos de los miembros que se benefician del ministerio de estos obreros, los condenan cuando estos están en descanso. ¡Que terrible caer en manos de hombres esclavizantes o familia murmuradoras al no comprender que es mejor que un obrero del Señor tenga un asueto para reponer energías juntamente con su familia, y no un obrero desgastado con una familia arruinada. ¡Basta ya de esos gestos de poco amor y de falsa piedad! Como el ministro y el hombre es llamado a no ser un perezoso, así también es una falta muy grande ser un adicto al trabajo.

RECOMENDACIÓN FINAL

1. Examine su agenda de trabajo.

2. Consulte con gente sabia y que le aprecia al respecto de descubrir que usted es un adicto al trabajo.

3. Evite el llevar trabajo a su casa o llenarla siempre de personas que están llevándole sus cargas o penas. Para ello hay un tiempo y un lugar. Personalmente desde el inicio del ministerio respete el seguir esta regla. 1) No enseño en mi casa a nadie. 2) No ministro a nadie en casa. Para ello esta la iglesia y la oficina.

4. Vele por la seguridad de su familia, esto también es el tiempo de calidad que les dedica.

5. Renuncie a la presión y culpabilidad de esas gentes que lo ven con mala cara, al no estar usted disponible para ellos.

6. Acepte el Shabath de Dios. El creo un descanso efectivo para el hombre, sea sábado u otro día; busque el Shabath de Dios.

7. Resístase a la inmortalidad física. Planee un retiro a tiempo.

8. Alégrese y gócese del trabajo hoy. Disfrute el mañana.

9. No juzgue a su vecino que ya aprendió a no ser esclavo de una agenda apretada.

10. Sea sabio, disfrute a tiempo de lo que ha hecho bien al evitar ser un perezoso.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: